El gusto de Lupita

A ella le gustan las imágenes abiertas, que puedan ser interpretadas, que escondan segundas lecturas. Las imágenes que requieren atención, no las que la reclaman. No le gustan las imágenes de belleza hueca que nos inundan, herméticas y previsibles. Narciso no le atrae. Lupita sabe lo que no quiere aunque no sepa con exactitud lo que prefiere; a Lupita le gusta aquella fotografía que se acerca a la poesía y no la meramente descriptiva.

ref_b07

–Sólo lo más sutil permanece –sostiene Lupita.